Nuestro Blog

Recomendaciones para el mejor uso del calefactor durante los meses fríos

Cuando llega el periodo más frío del año, también llegan los altos costos en las cuentas en lo que más se gasta, que es en gas y la luz, esto pasa porque como es lógico, usáis el calefactor mucho más en estos tiempo, nosotros los compañeros de Fontanero Chamberi os vamos a dar algunas recomendaciones para que ahorréis pasta en este invierno.

Mantened aislada vuestra casa

Este consejo es para que tratéis lo más posible de mantener y comprar gomas aislantes para ponerlas en vuestras puertas y vuestras ventanas, es una forma barata de mantener caliente vuestra casa, ya que no requiere hacer modificaciones o construcciones en la misma. Es claro que las puertas y ventanas es por donde el frío pasa, por lo que debéis aseguraos de que están correctamente protegidos contra los vientos fríos. Si ponéis gomas aislantes a estos dos lugares, el problema se va a solucionar efectivamente.

Impedid que el congelamiento llegue a vuestras cañerías

Esto va para aquellas casas en las cuales tengan un tramo importante de tuberías por fuera de vuestra casa, el congelamiento puede fracturar vuestras cañerías. Si os ha pasado, ya sabéis que este problema os ha costado mucho dinero en el reemplazo de las cañerías, por lo que es importante cubrir vuestras tuberías con materiales que las aíslen del frío, o calentarlas con un secador de pelo, en caso de que tengáis problema con una tubería congelada, lo mejor que podréis hacer es llamar a los que saben.

Otro consejo útil es depurar los calefactores

Esté método consiste en expulsar el aire que se encuentra depositado dentro de vuestra caldera, para que así, vuelva a calentar correctamente, depurando los calefactores, se optimiza vuestro calentador y no vais a malgastar energía. Cuando no más empiece el invierno, debéis hacerle este método a vuestro calefactor, lo que tenéis que hacer es echar mano de un destornillador, cuando localicéis la tapa de los calefactores de vuestra caldera, rotad el tornillo despacio, veréis que el aire empieza a salir, haced esto hasta que salga todo el aire y empiece a salir agua, allí, volved a girar el tornillo y listo.

 

Examinad vuestro calentador a ver si tiene fallas

Todo dispositivo hecho por el hombre tiene su vida útil, más aun si ese uso es muy frecuente y por tanto tiempo, como lo es el uso del calefactor en los meses de invierno, por esta razón, os recomendamos sinceramente que reviséis de forma habitual vuestro calefactor, si no tenéis tiempo, llamad a los fontaneros profesionales para que os revisen el calefactor, ellos os harán un buen mantenimiento, así como van a detectar posibles averías e inconvenientes que éste pueda tener, es mejor hacerlo periódicamente y no esperar a que se dañe, ya que podríais pagar mucho más dinero y, si se daña en pleno invierno, la vais a pasar mal, muy mal.

Como última recomendación os sugerimos que llaméis a los profesionales

Como os hemos descrito anteriormente, hay unas sencillas técnicas que podréis aplicar para impedir que vuestras cañerías o vuestros calefactores presenten fallas en los meses fríos, estos simples métodos os ayudarán a pasar un invierno sin inconvenientes, además de produciros un ahorro en cuanto a dinero y energía, pero no hay que descartar jamás la ayuda de un fontanero profesional, ya que ellos se dedican todo el tiempo a estas cosas, por lo que es mejor que un profesional os haga un buen mantenimiento y os repare las fallas y así podréis ahorrar recursos en estos meses fríos.

El Flujo Y La Presión Del Agua

Entender la diferencia entre el flujo y la presión del agua es preciso por las muchas confusiones que surgen entre la relación de ambos. ¿Cuánta cantidad de agua puede llegar a salir de un grifo? De esto trata el flujo y, es posible medirlo cuando por ejemplo dejamos caer en un cubo el agua del grifo, prestando atención al tiempo en que éste dura en salir.

Por otro lado, es distinto con el proceso de medida de la presión; ya que este a su vez es equivalente a la fuerza ejercida por el agua. Un ejemplo claro de la presión del agua, al abrir tan solo un poco la boquilla de una manguera de jardín, notaremos que el agua saldrá con más fuerza; pero a su vez, notaremos que la cantidad no será tan considerable si medimos el tiempo.

La distancia o altura entre un depósito o pipote del suministro de agua y el grifo, dará como resultado la presión final; Es decir, colocando un ejemplo, presta atención a la presión que ejercerá el agua que provenga de algún deposito que se encuentre en la parte en la terraza de tu casa y, verás que tendrá más fuerza que en la parte de arriba.

Es importante conocer que, por ejemplo, cuando necesitas contactar con fontaneros zona Chamberi para solucionar posibles problemas con la lavadora, éste tendrá que evaluar la presión más el flujo del agua del suministro, para saber si coincide con lo indicado por el fabricante y, lo hará con un dispositivo regulable que son especialmente para ello. Pero, así como con el ejemplo anterior, se podrá tener una medida aproximada del flujo tan sólo con utilizar un cubo con tamaño preciso o determinado.

 

Repara tu hogar con algunos consejos de fontanería

Un problema con la fontanería del hogar es algo muy habitual, aunque bien es cierto que algunos suelen suceder más habitualmente que otros. De cualquier forma hay que saber que muchos de ellos son sencillos de solucionar y que no es necesario la contratación de un fontanero ya que puedes hacerlo tú mismo ahorrándote una importante cantidad de dinero. Si no lo consigue siempre podra contar con fontaneria Chamberi.

Presión del agua baja

Cuando la presión del agua es baja, normalmente el problema suele ser del mismo grifo. Lo primero que hay que hacer en estos casos es comprobar si la presión baja afecta al agua fría o a la caliente. Si las dos están bajas, el problema puede ser del filtro, ya que los depósitos de la cal se habrán ido acumulando con el paso del tiempo y han terminado bloqueando el propio grifo. Este problema tiene una sencilla solución: solo necesitarás quitar el filtro para limpiar los residuos acumulados en él.

Un desagüe que va lento

Cuando un fregadero no desagua correctamente, puede ser la señal de que existe un problema en alguna cañería. Normalmente suele ser por residuos o pelos que acaban atascando las tuberías. Para conseguir que lo haga sin problemas, tendrás que limpiarlo y una de las maneras más sencillas de hacerlo es utilizando un desatascador. Si el problema continua, habrá que desmontar toda la tubería para proceder a limpiarla a fondo.

El desagüe de la bañera

También es muy habitual que las tuberías del baño se hayan atascado con pelos y que por tanto no drene correctamente. Con unas pinzas y un desatascador puedes retirar todos los residuos. Además conviene prevenir el problema y para ello deberás limpiar de una forma regular el desagüe aunque esté drenando de manera correcta.

Las tuberías del inodoro

Existen diferentes motivos por los que no esté funcionando de manera adecuada el inodoro, aunque suele tener una fácil solución. Lo primero que hay que hacer es averiguar cual es la causa de que el mismo no se encuentra desaguando correctamente. Una vez conocida, se puede reparar o reemplazar la pieza, pero antes de hacerlo no olvides cerrar la llave que da paso al agua.

El triturador de basura

Los trituradores suelen sufrir atascos frecuentemente. Para solucionarlo solo vas a necesitar una llave tipo Allen. En la parte de abajo vas a encontrar una abertura en la que vas a poder insertar esta llave para girarla y liberar su motor.

Problemas con la manguera en la lavadora

Este tipo de mangueras necesitan un mantenimiento adecuado para que no se estropeen rápidamente. Si después de su uso no se apaga el grifo del agua, puede llegar a causar daños importantes e incluso romperse, ya que se encuentran sometidas a elevadas presiones durante el lavado. Por ello se deben reemplazar por una manguera que tenga calidad, ya que aunque son más algo más caras, duran bastante más tiempo.

Olor a gas

En el momento en que se note cualquier olor a gas es primordial apagar la válvula y esperar a que desaparezca antes de encender de nuevo la llama. Si el olor es demasiado fuerte y no desaparece, hay que apagar el suministro del gas, ventilar la habitación y llamar cuanto antes a un servicio público.